Anúnciame es un portal abierto a todos aquellos empresarios y usuarios de la red que quieran mostrarnos cómo es su empresa, qué productos vende o qué servicios ofrece. En Anúnciame todos los sectores tienen cabida y podemos recomendar o anunciar la llegada de nuevo producto, la apertura de una nueva empresa e incluso analizar la situación actual de un negocio para que otros usuarios y profesionales puedan darnos su punto de vista. ¿Te animas a participar?

Televisión Española pierde su fondo de armario

Las nuevas generaciones han aprendido a vivir pegados a un móvil, un Tablet o un ordenador. Y prácticamente la televisión se ve cada vez con menos frecuencia, en pro de otros servicios de contenido online a la carta e incluso de plataformas con contenido propio como es el Caso de HBO o la famosa Netflix.

Los contenidos digitales están cogiendo mucho ritmo, porque precisamente ofrecen lo que la televisión no puede. La inmediatez es poder ver las cosas dónde y cuándo uno quiere, y con la televisión dependes del factor del tiempo y del lugar para poder ver los programas. Aunque existen algunas aplicaciones de las propias cadenas que te permiten ver algunos contenidos en directo.

Pero nada tiene que hacer contra las plataformas de video por demanda o streaming, que permiten elegir el contenido para verlo en el lugar que se quiera y en el momento que se desee. Si has usado estas plataformas te habrás dado cuenta del punto al que queremos llegar, y es que la televisión tal y como la conocemos hoy en día se está quedando realmente anticuada.

El consumidor de televisión está enganchado a programas del corazón, y aquí tenemos que mencionar el circo que se está viviendo. Hace poco, uno de mis imágenes a seguir en la infancia era humillada ante el público, los montajes que se realizan entre famosos para llamar la atención, y la posición de algunos de los tertulianos de estos programas de prensa rosa, son como urticaria para las nuevas generaciones. Eso sí, todavía se habla de ellos.

Uno de los contenidos que si que triunfa en televisión son los shows de talentos, que reciben gran audiencia, e incluso algunos son en directo. Y bastantes cadenas de televisión ya empiezan a ofrecer series con más frecuencia, aunque compiten con la facilidad de verlas cuándo y dónde quieres gracias a Internet.

Como vemos, la televisión tiene un gran competidor, las plataformas online. Estas son cada vez más importantes para las empresas importantes tipo Amazon, Apple, o Google. Muchas de estas ya ofrecen series realizadas por ellos mismos, y además ofrecen plataformas específicas para disfrutar de muchos contenidos.

Pero en el artículo de hoy vamos a hablar de un contenido diferente, un contenido esencial e imprescindible de todo programa o serie, ya se realice en televisión o en una plataforma digital. Nos refereimos al vestuario, un elemento que da credibilidad a las escenas y a los personajes, y que además llegan a crear modas.

Una de las series que en los últimos años más me ha impactado en el vestuario, y la escenografía en general, es The Man in The High Castle. Una serie que plantea una realidad en la que los Nazis y los japoneses ganan la Segunda Guerra Mundial, y en la que es increíble el detalle y la reinterpretación que se hace con el vestuario de los actores y actrices.

El desastre de Televisión Española

Cuando queremos comprarnos un disfraz lo más normal es acudir a una tienda de disfraces cercana, o mirar por Internet en tiendas online como La Casa de Los Disfraces, una empresa que dispone de varias tiendas físicas y una gran tienda online, en la que encontrar una gran variedad de disfraces de diversas temáticas.

Pero las cadenas de televisión no siempre buscan en estas tiendas, y en una gran cantidad de ocasiones realizan ellos mismos los disfracen o los encargan. Como consecuencia de ello, los precios de los disfraces se encarecen, y para que no se pierdan y puedan ser reutilizados estos se almacenan.

Televisión Española es una cadena que ha estado con nosotros durante sesenta años, y ha acumulado en su haber una gran cantidad de disfraces, trajes, corbatas y gran cantidad de vestuario que han vestido estrellas que han pasado por la cadena de televisión. De hecho, recordemos que la actual Reina de España fue presentadora de los informativos

Lo que no sabíamos es que casi todo el vestuario de TVE de los últimos sesenta años ha desaparecido, lo que no solo supone una pérdida millonaria, sino que también es una pérdida histórica, pues se han perdido disfraces utilizados en programas de televisión de humor, y trajes de marcas como Loewe o Chanel.

Esta pérdida se ha producido de una manera un tanto extraña, pero tiene como origen el derribo de las instalaciones Estudios de Color en Prado del Rey. Estas instalaciones estaban contaminadas con Amianto, pero lo que no se explica es la opacidad y el misterio con el que las prendas han sido retiradas, sin que nadie sepa cómo o cuándo se hizo.

 

Un buen momento para desenvolverse en una editorial

Es lógico pensar que cada sector empresarial tiene su importancia y que todos ellos son necesarios para proveer de un determinado tipo de producto o de servicio a un también determinado núcleo de población. Precisamente ese es el motivo por el cual cualquier tienda, cualquier negocio o cualquier página web dedicada al comercio tiene un valor y un público que les necesita.

Sin embargo, si un sector empresarial es importante para una sociedad hoy en día, ese es el editorial. El conglomerado de empresas que se dedican a él son las principales responsables de que los conocimientos y la cultura de todas las sociedades que componen la Tierra sea distribuido de un modo tal que nadie que se encuentre interesado en una determinada materia pueda ser impedido de la adquisición de un libro o un manual referido a la misma.

En efecto, las editoriales siguen teniendo una importancia vital en nuestro día a día puesto que son ellas (ojo, que no Internet) las que se encargan de la venta y distribución de la cultura. En este sentido, hay que tener un cuidado muy grande con la red puesto que la distribución de conocimientos que realiza no es la misma. Sus fuentes están menos contrastadas y el periodismo ciudadano que invade buena cantidad de páginas web proporciona información no siempre verídica.

El mundo editorial ha sido uno de los que más ha sufrido como consecuencia de la crisis económica que afectó a buena parte del mundo a partir del año 2008. Sin embargo, ha sabido levantarse y comenzar a despuntar como un negocio que no sólo sigue teniendo todo el sentido del mundo, sino que además puede resultar harto rentable. No en vano, el artículo de Infolibre que a continuación se enlaza y que fue publicado el pasado año hace referencia a que el negocio editorial ha crecido en España durante tres años consecutivos, llegando, en 2016, a facturar un 2’7% más que durante el año anterior según los datos que maneja el artículo y que fueron extraídos de la Federación de Gremios de Escritores.

¿Cómo tienen las editoriales la posibilidad de seguir siendo rentables en los tiempos que corren, con Internet acechando sus nucas? La solución es bien sencilla: haciendo que buena parte de sus contenidos sean de pago. Es posible que como consecuencia de ello la gente prefiera usar Internet para conseguir acceder a una determinada información, pero lo cierto es que si se quiere tener acceso a una información fidedigna, académica y que realmente permita tener una verdadera conciencia sobre algo es necesario acudir a nuestros mejores amigos: los libros. Ellos rara vez se equivocan. Una situación como esta está perfectamente explicada en el siguiente artículo del diario El País, en el que se hace referencia a que las editoriales, en efecto, han decidido apostar por los contenidos de pago en una era conocida como la de la postverdad.

La especialización, una obligación en este negocio

Pero no todas las editoriales trabajan todos los géneros. Como en todos los negocios, cada entidad en particular se centra en un determinado público objetivo y busca satisfacer únicamente las necesidades de ese público objetivo. Unas están más comprometidas con género narrativo, dentro de estas las hay que se encuentran especializadas en materia histórica, por otra parte, otras trabajan más con poesía…y también las hay como Ediciones Aljibe, más preocupada por materias como la pedagogía, la psicología o la educación social.

Materias como estas últimas no pueden ser olvidadas en un negocio dedicado a una tarea tan importante como lo es la expansión de la cultura. La pedagogía, la psicología o la educación social son partes influyentes de la vida de cada uno y tienen mucho decir en cuanto a la constitución de una sociedad. De ahí que obtener la mejor información con respecto a lo que tiene que ver con cada una es tan imprescindible hoy en día.

¿Qué decir con respecto al futuro? Lo cierto es que nadie se atreve a aventurar si Internet se convertirá, de aquí a un tiempo, en una fuente fidedigna de información. De momento, lo que encontramos en él debe ser cogido con pinzas. Por otra parte, y pasen los años que pasen, los libros serán un sinónimo de garantía de buena información. Y estamos llegando a un momento en el que la gente comienza a pagar por esa calidad. Un buen momento, sin duda, para desenvolverse en una editorial.

Liquistocks, una Buena Opción de Destockaje

Muchas empresas encuentran problemas a la hora de realizar un destockaje efectivo al no contar con las estrategias adecuadas para distinguir cuál es la mejor opción para colocar el producto que no han vendido.

Dedicar tiempo a entender cuál es la técnica más conveniente para nuestro modelo de negocio nos ayudará a dar una salida mucho más adecuada a nuestro producto.

En este sentido, existen muchas diferentes posibilidades, una de las más populares es la de hacer “Rebajas” que es uno de los métodos más habituales para sacar el exceso de material. Reducir los precios de nuestro producto es un reclamo infalible para atraer clientes, que si bien pueden estar interesados de antemano en nuestro negocio y encuentran en las Rebajas una oportunidad de acceder al producto aprovechando el buen precio.

Por otro lado, cada vez son más los centros comerciales que son, específicamente Outlets donde se crea una vía de negocio alternativa vendiendo estas grandes marcas a precios reducidos en este tipo de tiendas. En este sentido, si tenemos un gran volumen de venta, contar con un espacio de Outlet puede resultar muy interesante en nuestro negocio.

De hecho, según la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC), los outlets españoles representan un 3% de los centros comerciales que hay en España.

En España en primer gran Outlet fue el de Las Rozas en Madrid, si bien en la actualidad los más importantes son la promotora inmobiliaria Neinver, propietaria de cuatro Factory.

Grandes marcas como Zara y Pepe Jeans, han creado ya sus propios canales de distribución de excedentes de temporada, de manera que a estas tiendas outlet llegan sus excedentes de producción, así como Outlets online cada vez más habituales y, de hecho, en ocasiones se fabrican productos que van a destinarse ya desde un principio a este tipo de sistema de distribución.

Por otro lado, los resultados de venta en este tipo de establecimientos sugiere que se trata de un sistema de destockaje efectivo.

Otra posibilidad es el E-Commerce que se está convirtiendo en una opción de venta cada vez más habitual. De hecho muchas empresas que tienen presencia física cuentan ya con sus tiendas online y algunos negocios se plantean ya desde el principio vender sus productos directamente de forma online.

De hecho, una buena opción es recurrir a plataformas de Destockaje online como puede ser Liquistocks que se especializa precisamente en la compra de stocks en liquidación y destockaje.

Las empresas que se especializan en destockaje tienen la ventaja de comprar los productos nuevos, etiquetados en perfecto estado. Por lo general solo compran liquidaciones. Por otro lado, tenemos la garantía de que se cumple con las restricciones de venta o comercialización.

Otra opción es la de vender nuestro producto en el extranjero. Precisamente, la globalización del mercado es cada vez más sencillo debido al comercio electrónico que, además tras la crisis se ha convertido en una buena alternativa como estrategia para muchas empresas a la hora de sacar su producto al exterior.

Cómo hacer Un Buen Destockaje

Por otro lado, al hacer “Rebajas” deben elegirse solo los mejores productos, esta es la razón de que para que un destockaje funcione bien debemos ofrecer productos únicamente productos que no se hayan conseguido vender, ya sea porque se quedaron desfasados o bien porque no se han podido vender.

También debemos señalar claramente que se trata de destockaje, esto debemos indicarlo y señalar que la bajada de precios se debe a un destockaje

No debemos olvidarnos de empelar promociones y social marketing para colocar nuestros productos de destockaje, ya sea realizando concursos con regalo y hacer uso de las Redes Sociales para amplificar el efecto promocional.

Junto con todas estas técnicas de destockaje también tenemos la posibilidad de realizar “Dropshipping”, un sistema que nos permite disponer de un comercio virtual sin necesidad de invertir en stock y que es usado tanto por tiendas físicas como por tiendas online.

A través de esta técnica el propietario de la tienda puede ofrecer el catálogo de productos que le proporciona su proveedor y será el proveedor de “Dropshipping” el que se va a encargat de preparar y enviar los artículos directamente al comprador, gestionar las devoluciones, así como resolver las posibles incidencias.

Por qué es mejor vestir de niforme para Trabajar

Son muchas las ideas que nos vienen a la mente al oír la palabra “uniforme” para algunos esta palabra puede hacerles pensar en un sistema rígido, algo sombrío y falto de personalidad y creatividad.

Es como si al vestirnos de una forma monótona e idéntica a todos los demás perdiéramos la capacidad de expresión que nos ofrece la moda.

Y sí, la moda es todo un arte y una fuente inagotable de posibilidades para expresar nuestra personalidad y nuestros gustos y parece que perdemos esta libertad si se nos fuerza a vestir un determinado uniforme para ir a trabajar.

Ahora bien, resulta también curioso que, muchos autónomos y emprendedores que no forman parte de ningún organismo concreto y tengan total libertad terminen eligiendo, de algún modo, un sistema de vestir que se acerca más al sistema uniformado que al de vestir un outfit cada día de la semana.

Esto se debe, a que vestir con uniforme también tiene ciertas ventajas que, cada vez, más personas están empezando a valorar.

Ventajas de llevar Uniforme en el Trabajo

Cada empresa es diferente, si bien, lo que muchas comparten en común es el interés por crear una serie de valores y objetivos a compartir. El uniforme ayuda a ofrecer esta constancia y unión.

Por otro lado, el uniforme imprime una sensación de mayor seguridad para muchos empleados, al saber que están respaldados por una empresa que tiene la obligación de proporcionales seguridad.

Esa sensación de pertenencia a algo mayor, y de seguridad también mejora la productividad de estos empleados. Ahora bien, la forma en que entendemos el uniforme ha cambiado mucho con los años, con lo que en la actualidad se tiene muy en cuenta el tipo de sector profesional, así como la funcionalidad de la prenda, la libertad de movimiento, ergonomía, seguridad y comodidad.

Es al tener en cuenta todos estos elementos que se puede dar con el uniforme más adecuado para cada tipo de trabajo.

Además, ya desde hace cientos de años se emplea el uniforme como indumentaria, muchas veces como símbolo de pertenencia a un grupo pero también por ser muy práctico. En los primeros atuendos que se diseñaban se respondía a la necesidad de diferenciar a las distintas clases sociales y roles.

Daniel Louzano, artista plástico y profesor de Historia de la Indumentaria en la Escuela Superior de Diseño y Moda Felicidad Duce nos recuerda así como nacía el uniforme y con qué función.

Añade también que, como ejemplo de los primeros uniformes de la historia están el kaunake (especie de falda realizada con mechones de piel animal) o el traje persa (un kaftán con algo parecido a un pantalón) que usaban los guerreros.

Por tanto, en palabras de Daniel Louzao, se puede afirmar que el registro más temprano del uniforme tiene que ver con la guerra, pero también con la religión.

Ahora bien, las ventajas del uniforme no se reducen únicamente a su poder simbólico o uniformador, sino que también tiene una interesante dimensión práctica y han evolucionado mucho de sus orígenes.

En la actualidad el uniforme, en ciertos entornos, sigue teniendo ese carácter de pertenencia y simbólico, si bien, en la mayoría de las ocasiones su funcionalidad e interés es eminentemente práctico.

De este modo, cada empresa tienen diferentes necesidades, está claro que no es lo mismo una gran empresa multinacional que una empresa familiar, y mientras para unas el uniforme es convierte en un gran aliado para desmarcarse de la excesiva competencia al ser el uniforme el principal contacto visual que tiene el cliente con su marca para otros el marketing va más en el “boca a boca”.

De hecho, para muchos recurrir a una camiseta o blusa y un pantalón para trabajar es una opción perfecta para no perder tiempo por las mañanas en dilucidar qué atuendo elegir.

Y es que, a veces, es al tener muchas opciones que, paradójicamente terminamos por tener menos.

Una buena colección de blusas al estilo de las de HHG combinadas con un par de pantalones pueden ser la elección perfecta para vestir durante la semana.

Al tener una gran variedad de blusas de diferentes estilos y que visten a la mujer actual podemos variar el look de cada día pero sobre una línea que nos libera de tener que perder mucho tiempo en elegir nuestro outfit para cada día.