Por qué es mejor vestir de niforme para Trabajar

Por qué es mejor vestir de niforme para Trabajar

Son muchas las ideas que nos vienen a la mente al oír la palabra “uniforme” para algunos esta palabra puede hacerles pensar en un sistema rígido, algo sombrío y falto de personalidad y creatividad.

Es como si al vestirnos de una forma monótona e idéntica a todos los demás perdiéramos la capacidad de expresión que nos ofrece la moda.

Y sí, la moda es todo un arte y una fuente inagotable de posibilidades para expresar nuestra personalidad y nuestros gustos y parece que perdemos esta libertad si se nos fuerza a vestir un determinado uniforme para ir a trabajar.

Ahora bien, resulta también curioso que, muchos autónomos y emprendedores que no forman parte de ningún organismo concreto y tengan total libertad terminen eligiendo, de algún modo, un sistema de vestir que se acerca más al sistema uniformado que al de vestir un outfit cada día de la semana.

Esto se debe, a que vestir con uniforme también tiene ciertas ventajas que, cada vez, más personas están empezando a valorar.

Ventajas de llevar Uniforme en el Trabajo

Cada empresa es diferente, si bien, lo que muchas comparten en común es el interés por crear una serie de valores y objetivos a compartir. El uniforme ayuda a ofrecer esta constancia y unión.

Por otro lado, el uniforme imprime una sensación de mayor seguridad para muchos empleados, al saber que están respaldados por una empresa que tiene la obligación de proporcionales seguridad.

Esa sensación de pertenencia a algo mayor, y de seguridad también mejora la productividad de estos empleados. Ahora bien, la forma en que entendemos el uniforme ha cambiado mucho con los años, con lo que en la actualidad se tiene muy en cuenta el tipo de sector profesional, así como la funcionalidad de la prenda, la libertad de movimiento, ergonomía, seguridad y comodidad.

Es al tener en cuenta todos estos elementos que se puede dar con el uniforme más adecuado para cada tipo de trabajo.

Además, ya desde hace cientos de años se emplea el uniforme como indumentaria, muchas veces como símbolo de pertenencia a un grupo pero también por ser muy práctico. En los primeros atuendos que se diseñaban se respondía a la necesidad de diferenciar a las distintas clases sociales y roles.

Daniel Louzano, artista plástico y profesor de Historia de la Indumentaria en la Escuela Superior de Diseño y Moda Felicidad Duce nos recuerda así como nacía el uniforme y con qué función.

Añade también que, como ejemplo de los primeros uniformes de la historia están el kaunake (especie de falda realizada con mechones de piel animal) o el traje persa (un kaftán con algo parecido a un pantalón) que usaban los guerreros.

Por tanto, en palabras de Daniel Louzao, se puede afirmar que el registro más temprano del uniforme tiene que ver con la guerra, pero también con la religión.

Ahora bien, las ventajas del uniforme no se reducen únicamente a su poder simbólico o uniformador, sino que también tiene una interesante dimensión práctica y han evolucionado mucho de sus orígenes.

En la actualidad el uniforme, en ciertos entornos, sigue teniendo ese carácter de pertenencia y simbólico, si bien, en la mayoría de las ocasiones su funcionalidad e interés es eminentemente práctico.

De este modo, cada empresa tienen diferentes necesidades, está claro que no es lo mismo una gran empresa multinacional que una empresa familiar, y mientras para unas el uniforme es convierte en un gran aliado para desmarcarse de la excesiva competencia al ser el uniforme el principal contacto visual que tiene el cliente con su marca para otros el marketing va más en el “boca a boca”.

De hecho, para muchos recurrir a una camiseta o blusa y un pantalón para trabajar es una opción perfecta para no perder tiempo por las mañanas en dilucidar qué atuendo elegir.

Y es que, a veces, es al tener muchas opciones que, paradójicamente terminamos por tener menos.

Una buena colección de blusas al estilo de las de HHG combinadas con un par de pantalones pueden ser la elección perfecta para vestir durante la semana.

Al tener una gran variedad de blusas de diferentes estilos y que visten a la mujer actual podemos variar el look de cada día pero sobre una línea que nos libera de tener que perder mucho tiempo en elegir nuestro outfit para cada día.