Denia, el Destino Perfecto para una Segunda Vivienda

Denia, el Destino Perfecto para una Segunda Vivienda

Denia es una de las mejores localizaciones para pasar una estancia veraniega, no solo porque sea patrimonio cultural e histórico, y mezcla de diferentes estilos, desde el árabe al barroco. También es un perfecto lugar para perderse y encontrar playas de arena fina donde descansar y relajarnos. Sus casas tienen un encanto especial, adaptadas al clima suave de todo el año. Además, también podemos disfrutar de una variada y rica gastronomía en la que destaca la gamba roja hervida de Denia, el alioli, el espencat, las tortas, la mistela y sus excelentes cítricos, entre las que las naranjas le darán a nuestros desayunos un toque especial, muy valenciano. 

De hecho, Denia es la ciudad creativa de la gastronomía de la UNESCO, formando parte del grupo de ciudades creativas de la UNESCO, un dato muy interesante que nos recuerda la suculenta paleta de sabores que podremos degustar durante nuestra estancia, en lo que a cultura gastronómica se refiere.

No se trata de un galardón cualquiera, ciudades como Burgos o Barcelona comparten también este galardón que solo tienen 116 ciudades en el planeta.

Una muestra más de la estupenda calidad de vida que disfruta este lugar que hacen de la ciudad valenciana un muy atractivo destino vacacional.

Cómo comprar nuestra Segunda Vivienda

Las opciones de alojamiento que tenemos son muy variadas y dependerán de las características y acompañantes de nuestro viaje. Puesto que no es lo mismo que viajemos solos, con pareja o en familia. A cada circunstancia particular le acompaña la forma más adecuada para alojarnos.

Hay personas que hasta optan por comprar una segunda vivienda para pasar sus veranos en Denia de forma regular. En Romerplaya, expertos en la compra y venta de apartamentos en esta localidad confirman lo interesante de esta opción para los enamorados de la Costa Blanca.

Además, hay cada vez más personas que eligen Denia como su destino para cuando se jubilen, ya sea un piso o un apartamento junto a la playa, es una buena opción si además tenemos en mente que sea el destino de nuestra jubilación.De esta manera, podemos disfrutarlo en verano y es una inversión también de futuro cuando queramos dejar la ciudad en la que hemos vivido durante nuestros años de juventud debido, en muchas ocasiones, a que es la ciudad en la que tenemos nuestro trabajo.

En Romerplaya comentan la gran variedad de casos con los que se encuentran y cómo lo que es la solución perfecta para unos no lo es para otros. Si bien, con el asesoramiento adecuado daremos con la opción más adecuada para nuestro caso particular.Lo importante es trabajar con expertos en la zona, que conozcan bien las características del mercado inmobiliario y sepan asesorarnos si estamos pensando en la compra de una vivienda vacacional.

Los profesionales de esta Inmobiliaria señalan lo fácil que es cometer ciertos errores a la hora de comprar una segunda viviendaDesde hacerlo de forma impulsiva sin valorar los pros y contras de la compra, ya que, al fin y al cabo, es una inversión importante. O bien por desconocimiento de la zona, ya que los compradores de segundas residencias, a menudo, no conocen a nadie de la localidad y no está de más informarse sobre la zona con alguien de más confianza.

Tampoco debemos de olvidarnos de los costes de mantenimiento, es algo que suele ocurrir con el tema de las piscinas que son estupendas en verano pero hay que tener en cuenta sus costes de mantenimiento una vez que no estemos allí en invierno. Lo mismo ocurre con una comunidad de apartamentos que tienen gastos de comunidad o impuestos y debemos de tenerlos en cuenta antes de realizar la compra.

Valorar las condiciones climáticas del lugar es fundamental. Y es que, por mucho que nos encante Galicia si lo que queremos es un verano soleado todos los días no es la realidad que nos encontraremos si compramos una casa en el Norte de España. Esto hay que tenerlo en cuenta como una de las claves de elegir la zona que más se adecué a lo que estamos buscando en términos de condiciones climáticas.

Debemos de tener en cuenta también la localización de la vivienda, ya que si se encuentra en un lugar muy apartado, puede parecernos interesante al principio pero a la larga puede resultar un inconveniente por ser muy poco práctico. Otra consideración interesante es la de la posibilidad de que la unidad familiar crezca, en caso de ser una familia que se esté planteando la compra de una segunda vivienda. Esto influirá en el tipo de casa más adecuada, ya que no es lo mismo tener un solo hijo que ser una familia numerosa.