Cuando un buen trabajo es la mejor publicidad

Cuando un buen trabajo es la mejor publicidad

El sector del transporte ha jugado, juega y jugará en el futuro un papel indispensable en el día a día de miles y miles de empresas situadas en partes diferentes del mundo. Cada día se transportan, a través de este medio, millones y millones de toneladas de mercancías de lo más diversas y que deben encontrarse apenas en algunas horas en un lugar determinado para que otra serie de personas pueda realizar su trabajo. El transporte (ya sea por carretera, ferrocarril, marítimo o aéreo) es el nexo de unión entre dos empresas que se necesitan la una a la otra para continuar subsistiendo.

No obstante, eso no convierte al transporte en un sector de actividad eficiente por sí mismo. Son necesarias varias cuestiones para conseguir que algo tan importante como lo es mover toneladas de productos sea algo realmente eficaz para los intereses de las empresas. El portal web Delogística hizo referencia a cinco de esos consejos:

  • Round trip: contratar transportes que cuenten con retornos propios para abaratar costes y sacarle el máximo partido a los que acometemos.
  • Contratos: que contengan todo tipo de garantías, incluidos los seguros de cargas.
  • Nivel de servicio: debe ser medido de un modo periódico para comprobar que todo funciona correctamente o detectar cualquier problema, haciéndonos conscientes de que hace falta una solución.
  • Polinomio de reajustabilidad: con el fin de evitar subjetividades.
  • Imagen y seguridad: es la mejor manera de publicitar a la empresa que se encarga del transporte de este tipo de productos.

Vamos a hacer hincapié en el último de esos consejos, el relativo a la imagen y la seguridad. Hacer de esos dos factores algo habitual es la mejor manera, como hemos apuntado, de hacer posible una buena estrategia de publicidad y marketing B2B, algo que es fundamental en el mundo en el que nos movemos en la actualidad teniendo en cuenta una de las publicaciones del portal web Clientify durante el pasado mes de mayo.

No sólo la eficacia o la eficiencia son importantes a la hora de prestar un buen servicio a otra empresa a través del transporte de mercancías. Es evidente que esto es un plus, pero elementos como la seguridad de la mercancía o el estado en el que ésta llega hasta su destino también son fundamentales y suponen uno de los motivos por los cuales es probable que una entidad siga depositando su confianza en la empresa de transportes con la que trabaje de manera habitual. Los profesionales de Transportes Trans Thalia, una entidad dedicada al transporte de vehículos por carretera desde hace bastante tiempo, han destacado que todo cuenta a la hora de hacer sentir contento y seguro al cliente y de desarrollar, de este modo, la mejor estrategia de publicidad posible: la de la confianza.

Uno de los sectores más afectados por la crisis

Los sectores de la logística o el transporte han sido de los más afectados por la crisis económica que empezó a hacer padecer estragos a los españoles hace ya más de una década. Han sido muchos los puestos de empleo que se han perdido a lo largo de estos años y muchas las empresas que, en su día, se vieron obligadas a dejar la actividad como consecuencia de la inexistencia de fondos suficientes para ello.

Ahora, una vez superada, al menos en parte, esa crisis, es el momento de que el sector recupere el terreno perdido. Y la publicidad es un buen medio para ello. La publicidad entendida de un modo literal y la publicidad que genera el trabajo bien hecho. De momento, parece que los esfuerzos que las entidades están poniendo en ello están dando resultado. No confiarse y tener el afán de superarse día a día será clave para que, dentro de no demasiado tiempo, los resultados que presenten estos dos sectores se equiparen a los que existían antes de la crisis.

Queda mucho trabajo por hacer, pero lo peor ha pasado y cada día tenemos noticias más alegres. El volumen de contratación en logística y transporte viene creciendo de manera continua en los últimos meses y parece que nada ni nadie podrá detenerlo. No al menos a corto plazo. Y es que tanto uno como otro juegan un papel muy importante a la hora de hacer que las empresas a las que sirven puedan hacer un trabajo eficaz y eficiente.