La imagen, un aspecto que hay que cuidar en todos los contextos

La imagen, un aspecto que hay que cuidar en todos los contextos

Vivimos en una era en la que la tecnología lo invade todo y en la que cada vez es más fácil organizar una reunión. Basta con quedarnos sentados delante de nuestro portátil para llevar esto a cabo y tener una reunión a través de la pantalla. Este tipo de cosas se estilan bastante en los tiempos que corren y es habitual que sean muchas las personas que se organicen de esta manera para ahorrar tiempos y costes de desplazamiento. Es perfectamente entendible que se de este tipo de situaciones.

No obstante, también es necesario que apuntemos que el contacto directo y personal es más elemental que nunca en los tiempos que corren. Desde luego, es como más posibilidades tenemos de cumplir ese objetivo que nos hemos puesto con dicha reunión. Porque, en efecto, el contacto directo es la manera que tenemos para incidir en los puntos que más nos interesan. El tipo de detalles que se producen en una reunión presencial no tiene nada que ver con los que se producen en una reunión a través de Skype o de cualquier otro medio tecnológico.

Son muchas las empresas que, después de haber empezado a apostar por las reuniones a través de Skype o algún otro medio tecnológico, han vuelto a apostar por las reuniones tradicionales, las que se desarrollan en los despachos y en las oficinas con todas las partes presentes. Son muchos los psicólogos y oradores profesionales que han puesto de manifiesto la importancia que esto tiene entre todos los implicados y es evidente que es preferible mantener este tipo de reuniones a hacerlo a distancia.

En Madrid, esto se ha demostrado de una manera fehaciente. Ha crecido el número de salas de reunión que se han alquilado por parte de empresas de todo tipo y también ha crecido tanto el número como el precio de las oficinas que se alquilan o venden en la capital de España. Es algo de lo que se hizo eco un medio como lo es El Economista durante el mes de marzo del año pasado y que ya mucha gente empieza a concebir como algo habitual.

Una de las cuestiones que demuestra lo que acabamos de comentar es algo que se comentaba en el portal web Eje Prime, que destacaba que estábamos viviendo, en España, un ‘boom’ de sedes corporativas durante el año 2018. Y es que, de hecho, han sido muchas las empresas que han pasado de disponer de pequeñas oficinas a grandes espacios tanto para trabajar habitualmente como de reunión. Y es que, por qué no decirlo sin tapujos, Internet no es la solución para todo lo que nos podemos llegar a imaginar.

Las sedes corporativas, la mejor manera de darse a conocer

Una de las mejores maneras de implementar la imagen de marca de una entidad es a través de sus edificios y las salas en las que se organizan sus reuniones. Los profesionales de The Underground Den, una entidad dedicada al alquiler de espacios para reuniones y centros de negocios, nos han comentado que son muchas las entidades que deciden alquilar uno de estos espacios y que deciden decorarla, para una de estas reuniones, con todo tipo de material corporativo con el fin de hacer ver su imagen de marca ante las demás partes.

Los efectos de esto son mucho mejores de lo que la gente tiende a pensar. Desde luego, queda claro que todo lo que sea potenciar la marca es fundamental en una empresa y en situaciones así, aunque no tratemos directamente con clientes, también. La marca también es importante entre otros agentes para la empresa como lo son los proveedores. Y es que también a ellos hay que demostrarle que somos gente seria y que queremos trabajar de una manera coherente.

Estamos en un momento en el que la imagen lo es absolutamente todo. Por eso todo tipo de empresas apuestan por implementar su marca en todos los sentidos y en todas las situaciones posibles. Y esta es una actuación que va a seguir siendo real y vigente durante los próximos años. Las ventajas y los beneficios que podemos extraer de ello son tan grandes que a nadie se nos puede pasar por alto aprovecharnos de ello.