Clínica Dental José Luís Cano, la mejor clínica para ponerse ortodoncia

Clínica Dental José Luís Cano, la mejor clínica para ponerse ortodoncia

La salud dental es un tema de relevancia diaria, ya que llevamos un cuidado diario en nuestra boca por el riesgo a las caries. El problema es que normalmente acudimos al dentista cuando tenemos un dolor específico, y no hacemos las revisiones dentales que se recomiendan una o dos veces al año.

De hecho, después de las vacaciones de verano se recomienda realizar una revisión dental para asegurarnos que los excesos del verano no han hecho mella en nuestra salud mental. Desde Anúnciame te recomendamos que acudas a la Clínica Dental José Luís Cano si estás en Murcia, ya que son especialistas en implantes dentales y en rehabilitaciones orales sobre dientes, y cuentan con el mejor equipo de odontólogos para conseguir los mejores resultados.

A continuación, vamos a hablar sobre los diferentes tipos de aparatos dentales que hay en el mercado. Estos aparatos son la mejor opción para restaurar la posición de nuestros dientes y para conseguir una mejor estética dental que repercute directamente en la salud de nuestros dientes.

La ortodoncia es una especialidad odontológica que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias y la posición de los maxilares, con el fin de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial.

El objetivo de la ortodoncia es la movilidad de los dientes buscando su normalización oclusal (la superficie de masticación), o el desplazamiento de todo el conjunto dentario (arco dentario), sobre todo, para corregir trastornos funcionales de la masticación. La oclusión se basa en las relaciones de contacto que existen entre los dientes de las distintas arcadas (es decir entre los dientes superiores y los inferiores)

Qué tipo de ortodoncias hay en el mercado

Cuando hablamos de aparato funcional nos referimos a una variedad de aparatos removibles diseñados para alterar la posición de los distintos grupos de músculos que influyen sobre la función y la posición de la mandíbula para aumentar su longitud. Por lo general, se recomiendan durante la dentición temporal o la mixta. Son aparatos que en un principio sólo realizan modificaciones funcionales, pero que luego dan lugar a cambios estructurales. Los aparatos funcionales cambian y transforman la dirección e intensidad de las fuerzas musculares y producen desplazamientos dentarios. Los efectos de estos aparatos son la inclinación de los dientes y los cambios en el hueso que soporta los dientes.

Los aparatos removibles son aquellos aparatos que el paciente se puede quitar para limpiarlos, pero cuando se los coloca van firmemente sujetos a los dientes. Estos aparatos aplican presiones controladas sobre los dientes que se desean desplazar mediante la acción de elementos mecánicos activos, como resortes, arcos, tornillos, etc. Estas fuerzas son, en su totalidad, artificiales o mecánicas, y actúan directamente desplazando los dientes, sin tener nada en común con las fuerzas creadas por la acción de los músculos, que participan en las funciones de masticación, deglución y fonación entre otras.

Los aparatos removibles, comúnmente conocidos como “placas”, son muy útiles para la expansión de los maxilares, sobre todo del superior, en especial para la corrección de “mordidas cruzadas” y apiñamiento leve, cuando este indicada la expansión, así como para movimientos dentarios muy específicos.

Por último, los aparatos fijos, o brackets, son una ortodoncia formada por la combinación de brackets, elementos metálicos o cerámicos pegados a los dientes y de arcos de metal que los atraviesan. Los aparatos fijos tienen capacidad para desplazar de forma individual todos y cada uno de los dientes en cualquier dirección, lo que no sucede con los demás aparatos.

Para conseguir resultados precisos, los aparatos fijos necesitan de una meticulosa técnica mediante la colocación precisa de bandas y brackets cementados sobre todos y cada uno de los dientes, así como de una serie de sofisticados arcos para lograr los desplazamientos necesarios, de acuerdo con el plan de tratamiento elaborado. Estos aparatos se recomiendan en aquellos casos en los que hay malposicio?n dentaria, dientes rotados, para cerrar espacios, y todo tipo de movimientos a la vez.

Los brackets pueden ser visibles, como los metálicos, o estéticos como los de cerámica que son translúcidos o transparentes y se pegan a la superficie exterior de los dientes tomando su color. Pueden ponerse en la cara externa o interna del diente (ortodoncia lingual).