Control de jornada: beneficios y perjuicios

Control de jornada: beneficios y perjuicios

Hace cuatro meses todo el mundo hablaba de lo mismo. El famoso control de la jornada que las empresas iba a exigir entre todos sus empleados. Pues bien, 120 días después, todo el mundo andaba confuso y no se ha sacado nada en claro. Los tribunales siguen sin definir exactamente qué se entiende por esto. De ahí que muchas empresas ni lo hayan puesto en marcha y las que lo han hecho, con unas medidas muy lights, y casi desde el desconocimiento.

La última sentencia que tenemos es del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Aquí se ha considerado que la disponibilidad del empleado en su casa o en otro lugar, o la propia guardia no es tiempo efectivo de trabajo. ¿Deben fichar entonces los médicos desde sus casas si tienen que estar pendientes del teléfono? ¿Están trabajando aquellos que permanecen en una situación de alerta pero están realizando actividades personales? ¿Un periodista que sale varias veces a cubrir un evento, debe fichar todas las veces? Como puedes ver son muchas las dudas que hay.

Sin embargo, existen otras sentencias igualmente de tribunales territoriales, como Navarra, que defienden posiciones muy distintas. En este caso, el TSJ navarro dispone que debe distinguirse los tiempos de espera o disponibilidad. De este modo, las horas extras deberían remunerar solo el tiempo de trabajo efectivo y no la disponibilidad o espera. Un vacío legal que ni jueces, ni empresas ni trabajadores pueden ocupar.

Beneficios para los empleados

Los modernos softwares de gestión de personal han hecho que los empleados no sean tan reacios a registrar la jornada laboral. Con la implantación de un sistema de control horario adecuado, los empleados tienen la posibilidad de flexibilizar su jornada laboral. Pero no solo eso, el control horario tiene otros beneficios para los empleados.

Aquí incluimos por ejemplo, transparencia y confianza. Y es que el control horario ayuda a los empleados a tener consciencia del tiempo trabajado en todo momento. Ellos mismos podrán tener el registro de las horas extras y podrán optar por flexibilizar su jornada laboral. Incluso podrán certificar ante sus jefes que están haciendo más horas de las debidas.

Aumento de la autoestima de los trabajadores. Tendrán el control de su trabajo y podrán tomar decisiones de cómo, cuándo y dónde hacerlo. Deben ser mayorcitos para saberlo.

También podrán conocer las horas en las que el trabajador es más productivo. De manera que podrá organizarse para realizar las tareas más importantes en ese período de tiempo. Sabrán cuando pueden ausentarse para tomar café y cuando tienen que estar para ser más productivos a la empresa. Con estas medidas, parece que todos ganan.

Beneficios para la empresa

El control horario es imprescindible cuando se implementan políticas de flexibilidad laboral en la empresa. Por tanto hay que cambiar la mentalidad, y no hablar de control, sino de registro y gestión de la jornada laboral. Para ello habrá que hacer un gasto que a la postre será un inversión. Por ejemplo instalar un aparato de control horario. “Para resolver este problema y garantizar que no existe fraude en la persona que realiza el fichaje, hoy día el 90% de los relojes de fichar que se instalan son de huella dactilar aunque también disponemos de terminales con tarjeta de proximidad, mixtos huella + tarjeta, reconocimiento facial, etc”, explican desde Grupo Cayp, una empresa especialista en su implantación.

Ahora mismo hay relojes de fichar de huella dactilar en el mercado que proporcionan la seguridad de que sus empleados cumplen sus jornadas laborales y le permiten llevar un control horario exhaustivo del personal. Tanto los equipos como el software se adquieren en propiedad, por lo que el precio que ofertan las empresas es el definitivo, sin gastos mensuales ni alquileres. Por eso te decía que se trata de un gasto pero que al final se convierte en una gran inversión.

El controlar el horario de jornada también motiva la productividad de los empleados. Además se reduce el absentismo laboral, sobre todo el absentismo no justificado. Y no hay que olvidar que se generan informes con el tiempo trabajado por cada uno de los empleados, y se pueden conocer fácilmente las horas extras.

Desventajas

Una mala justificación de esta nueva medida puede afectar negativamente a la motivación del empleado. Puede sentirse vigilado y percibirlo como una falta de confianza. Por eso es importante transmitirlo cuidando mucho la comunicación corporativa interna. Tendrás que explicar bien para que sirve esta medida.

Y es que si lo implantamos drásticamente, el empleado puede sentir rechazo hacia este sistema de control. Todos los cambios cuestan y si se enfoca hacia una mayor vigilancia su adaptación será más complicada.

Con estos puntos, ahora es el momento para que analices esta implantación, aunque desde nuestro punto de vista, todo cambio será a mejor. Tanto para la empresa como para el empleado. ¿Qué experiencia estás viviendo tú en tu puesto de trabajo?