Consejos para elegir la inmobiliaria adecuada

Consejos para elegir la inmobiliaria adecuada

La elección de una inmobiliaria de forma errónea es algo más frecuente de lo que pensamos. Lo más recomendable es ponerse en contacto con inmobiliarias prestigiosas, las cuáles no deben siempre corresponder a una inmobiliaria de marca famosa.

Se pueden dar muchas casos en los que los buenos profesionales trabajan en una marca conocida y otros en los que no. Lo mejor es no firmar en exclusividad, pues nadie nos puede garantizar que se produzca una venta y solo hay que fiarse de los resultados.

Recomendaciones:

No hay que desconfiar de las inmobiliarias

Hablamos de unos profesionales que ofertan unos servicios por los que es lógico que cobren. Reconozcamos que las inmobiliarias en la época del boom inmobiliario causaron mala fama a los buenos profesionales del sector, por lo que pasada aquella crisis, el mercado vio como ese personal de dudosa categoría se marchaba del sector.

No nos preocupemos de lo que nos vayan a cobrar

En el caso de que sean buenos profesionales, van a vender la vivienda de forma más rápida, con un gran ahorro, lo que causará bajadas de precios en el futuro. Los servicios los tiene que pagar el vendedor y solo cobrarán en el caso de que vendan la vivienda. De no venderla, no van a cobrar.

Conocedores de los precios

Pese a que no hay regulación, lo más normal es que la inmobiliaria llegue a cobrar entre el tres y el cinco por ciento del precio de la vivienda. Como curiosidad, las personas que se tiran para vender su casa más de un año, son los que esperan que se vendan sin ninguna clase de asesoramiento.

Elección en base a resultados

Cuando se elige bien la inmobiliaria, se tienen más posibilidades de venderla. Si se vende la vivienda pronto, el patrimonio no se reduce en tanto tamaño como si la vendemos una serie de meses más tarde.

Pregunta por referencias

Se debe consultar a los amigos o vecinos que hayan vendido la vivienda con una inmobiliaria, aunque es necesario que se analice la información que nos proporcionen con la debida cautela.

Buscar inmobiliarias asociadas

El que la inmobiliaria se asocie a un grupo, es algo bueno. No olvidemos que aceptar socios en este tipo de organizaciones se somete a gran control, donde forman parte de las mismas los profesionales del sector.

 Investigar si tienen redes de colaboración

Uno de los mejores indicativos de profesionalidad es detectar a las inmobiliarias que colaboran entre ellas. Los buenos profesionales no pueden desperdiciar oportunidades de venta, puesto que el inmueble o comprador sea de otra inmobiliaria o dejar de ofertarle un buen servicio porque no tenga la casa en concreta que demanda.

El que todos tengan idéntico precio

La consultora destaca que tiene mucha importancia que el precio que se publique en la red y el de la inmobiliaria sean los mismos. Cuando se cambie el precio, debe informarse a la inmobiliaria para que lo cambie también.

El comprador va a buscar la vivienda casi en exclusiva por Internet y encontrará dos precios diferentes, lo que hará que pueda desconfiar. Los clientes que no confían no van a comprar.

Los compradores que presente la inmobiliaria deben ser cualificados

Es importante que la inmobiliaria seleccione al comprador, por lo que no es bueno que puedan llevar a clientes donde la financiación no se estudie previamente. De igual forma también deben encajar con lo que necesite el cliente, de lo contrario se estará perdiendo tiempo y molestias con las visitas.

Usuario al margen de lo que se hable

Es mejor que no se intervenga en la gestión o conversaciones que tengan inmobiliaria y comprador en las visitas. A veces se pueden decir cosas que pongan en peligro la operación en cuestión.

Adaptarse en la medida de lo posible a los horarios de los compradores

No hay que olvidar que la parte que va a tener más interés en que se cierre la operación va a ser el propietario. En el caso de que quiera vender, lo mejor es que se adapte a cuando puedan los clientes.

Ser pacientes

La venta es, por así decirlo, un arte. A veces son necesarias bastantes visitas para vender la casa, no es porque la inmobiliaria haga mal su trabajo.

Cuando se tiene en propiedad una vivienda y se quiere vender, hay que tener claros una serie de puntos, pues como nos aseguran desde inmodonana.com, cuando no se conocen los entresijos de la profesión, se puede pensar mal erróneamente, de la gestión por parte de los profesionales inmobiliarios.