Workprotec. Las Claves de la Seguridad en los Trabajos de Altura

Workprotec. Las Claves de la Seguridad en los Trabajos de Altura

La profesión de los Trabajos Verticales es relativamente nueva, es por esta razón que aún existen algunos mitos y suposiciones relativas a los profesionales de este sector.

A la hora de hablar del sector es importante referirnos a sus empresas líderes y referentes, tanto por su trayectoria como experiencia en el sector.

Workprotec es una empresa de trabajos en altura, líder en su sector, así como en la seguridad en altura y un buen referente para entender cuáles son los requisitos que toda empresa y profesional de los Trabajos Verticales deben cumplir.

Se trata de una empresa que se integra dentro del grupo empresarial dedicado al Acceso y Seguridad en altura, cuyo proyecto de Seguridad en Altura nación en el año 2007 como consecuencia de la unión de las sinergias que existen con la actividad de Acceso en altura y la estrategia de diversificación y crecimiento de la compañía.

Cuentan con un amplio equipo humano de profesionales a altamente cualificados y con más de 15 años de experiencia en su sector. Este amplio recorrido las sitúa como una empresa que tienen su enfoque en el largo plazo y en ofrecer a sus clienes los sistemas de seguridad colectiva e individual más avanzados y adecuados a sus necesidades, con un servicio personalizado, preferente y de calidad.

Errores a Evitar en los Trabajos Verticales

Si bien, no es una profesión desprovista de peligrosidad es cierto que esta desciende al cumplir al máximo con las medidas de seguridad establecidas por ley.

De hecho, hay que entender la diferencia en cuanto a peligrosidad entre practicar una actividad de alta montaña, escalada o alpinismo y trabajos de este tipo donde el nivel de seguridad con el que se trabaja es muy superior al de las actividades deportivas citadas con anterioridad.

Así, por ejemplo, el uso de una segunda cuerda de seguridad es quizás uno de los rasgos que diferencian claramente ambas acividades.

El peligro existe en los Trabajos Verticales, es un riesgo asumido pero es bajo al cumplir con la normativa de seguridad. Esto es algo que las empresas altamente profesionales llevan a raja tabla.

De hecho, los protocoles actuales que siguen los Técnicos de Altura de las principales Asociaciones profesionales privadas, como es el caso e ANETVA son muy estrictos en lo que a seguridad se refiere.

Es por eso que debemos distinguir entre auténticos profesionales y empresas referentes y los llamados “piratas del sector” que por practicar deportes de altura y tener técnicas propias tomadas de estas actividades se ofrecen para llevar acabo Trabajos Verticales.

Esta es la razón de que se requiera una formación específica y cualquier titulación que cumpla con los requisitos de la Directiva 2001/45/CE debe ser considerada válida desde el punto de vista legal. Ahora bien, para buscar una formación de calidad debemos siempre de partir de las empresas líderes como referente porque el hecho de que se cumpla con los requisitos legales no es garantía de calidad en todos los casos.

Y es que son muchos los factores a tener en cuenta a la hora de realizar Trabajos en Altura y de no tener en cuenta estos aspectos podemos cometer muchos erores como no comprobar el seguro de los conectores o dejarse un mosquetón con la rosca abierta, que puede tener graves consecuencias.

Las condiciones climáticas también hay que tenerlas en cuenta; tanto si nos encontramos con temperaturas extremas, como la lluvia, como el viento que pueden poner en peligro la vida del trabajador y se deben de considerar a la hora de planificar los Trabajos en Altura.

Todo esto, implica mucha previsión y organización que solo una empresa profesional y cualificada puede ofrecer con garantías de calidad.

Así si llueve una empresa con experiencia sabe que los descensos se llevan muy mal con las cuerdas mojadas o si se aproxima una tormenta.

En verano, por ejemplo, en la medida de lo psible es conveniente no trabajar de manera que estemos colgados siempre al sol sino planifiicar nuestra jornada de manera que nos coincida la sombra. El calor es uno de los principales riesgos que amenazan la seguridad. Al marearnos por un golpe de calor puede que lo llevemos bien en el suelo, pero esto cambia mucho si estamos colgados a varios metros de altura.

Son todo circunstancias que se deben evitar y que, si bien no se precisan en el marco normativo, son fruto de la experiencia y una buena formación por parte de una empresa con una amplia trayectoria y experiencia.