La seguridad de los productos, una clave en el buen funcionamiento de la empresa

La seguridad de los productos, una clave en el buen funcionamiento de la empresa

El buen funcionamiento de una empresa siempre ha sido una labor de lo más complicada puesto que depende de una gran cantidad de factores. En ocasiones, quien más cerca se encuentra de alguna de esas actividades suele tender a pensar que es imposible garantizar ese buen funcionamiento de los diferentes departamentos que componen la entidad. Pero siempre hay maneras de hacer cosas mejores y de una manera mucho más eficaz y eficiente. Desarrollar esas actividades es fundamental para garantizar el futuro de la empresa.

En las grandes empresas, el problema de mayor calado se suele encontrar en un departamento como lo es el almacén en el que residen los productos de reserva que tienen las diferentes entidades. La correcta organización de este departamento es fundamental para que la empresa funcione bien y para que los productos se encuentren en el punto de venta final en el periodo establecido, o se cumplan los requisitos de entrega al cliente final. Esta labor es muy importante y cumplir con ella no es, en absoluto, algo sencillo.

La importancia de los almacenes ha crecido todavía mucho más con la llegada de un elemento como el comercio electrónico, que nos obliga no ya a que tengamos que desplazar una gran proporción de productos a nuestros puntos de venta, sino a que tengamos que desplazar pequeñas cantidades de productos a una cantidad infinita de hogares, algo que hace mucho más difícil la labor logística, que ya de por sí tenía mucha tela que cortar. Ser capaces de organizar todo esto es todo un desafío para cualquier empresa, sea del tamaño que sea.

Un estudio de la INEAF Business School hizo referencia a las pérdidas irreversibles que tienen lugar en un almacén, principalmente como consecuencia de las roturas de muchos de los productos que se almacenan en un lugar como tal. La verdad es que este tipo de problemas supone unas pérdidas que quizá de manera individual no suponga gran cosa, pero a nivel global, en un año pueden implicar una gran cantidad de dinero. Y ese es un perjuicio muy grande para la economía de una empresa. Sobre todo si no es demasiado grande.

El portal web Cadena de Suministro, por su parte, estudió cuáles son los problemas que más suelen darse en un almacén, algo que desde luego es interesante porque este tipo de trabajo puede llegar a pasar desapercibido entre muchas de las personas que componen nuestra sociedad. Entre los principales problemas, destacan la falta de espacio, algo que obliga en muchas ocasiones a que las empresas amplíen dichos almacenes, o los problemas de inventario, que componen el día a día de las personas que trabajan en ese entorno.

Muchas empresas ya han decidido tomar soluciones en lo que respecta a la seguridad de los productos que se encuentran en su almacén. Según nos han contado desde Cuerdas Valero, la cordelería es uno de los mecanismos que más está siendo empleado a tal efecto. Y es que en la simbiosis de lo tradicional con los modernos sistemas de seguridad está la clave para conseguir que se reduzcan de un modo considerable los problemas derivados del simple trabajo en un almacén.

Una seguridad que también es para las personas

Muchos profesionales de la prevención de riesgos laborales lo dicen: proteger el producto de la empresa es sinónimo de proteger al trabajador. Que los diferentes productos se encuentren bien sujetos a sus respectivas estructuras y se eviten de este modo caídas y demás problemas es una manera de evitar cualquier contratiempo en la jornada laboral del trabajador y cualquier tipo de problema físico que, como consecuencia de ella, se pueda producir en su cuerpo. Por fortuna, las personas encargadas de la seguridad en las empresas españolas ya conciben, en su mayoría, una teoría como la que os acabamos de comentar.

Todavía queda mucho para conseguir que un almacén sea un lugar mucho más seguro. Es evidente que hemos conseguido una cantidad de avances tremenda en los últimos años y que vamos a seguir por el mismo camino. Pero la historia no debe acabar aquí. Tenemos margen para seguir creciendo. Todo sea para hacer que el funcionamiento de una empresa y la de una parte tan importante para ella como lo es el almacén sea mucho mejor. Confiamos de verdad en que así sea.