Publicidad: un recurso elemental para acercar personas a las afueras de Madrid

Publicidad: un recurso elemental para acercar personas a las afueras de Madrid

La publicidad se ha convertido en uno de los asuntos más importantes para las empresas, con independencia del tamaño que tengan y del sector en el que se encuentren. La publicidad es, al mismo tiempo, un recurso cada vez más utilizado por las Administraciones Públicas. Las campañas, por ejemplo, de la Dirección General de Tráfico son de lo más conocidas. También es bastante destacable la publicidad que se realiza desde Loterías del Estado cuando se acerca la Navidad y el sorteo de El Gordo.

En este orden de cosas, las Administraciones locales también empiezan a comprender la utilidad de la publicidad. Muchos ayuntamientos están encontrando en la publicidad la manera de darse a conocer a nivel regional y nacional y conseguir de esta manera que sean muchas las personas que comiencen a ver en su territorio la manera perfecta de organizar su nueva vida. Este es el motivo por el cual ha habido tantos municipios en España que han crecido de una manera sorprendente de un tiempo a esta parte.

Han sido muchos, como decimos, los municipios que han realizado este tipo de labores. Muchos de ellos se han situado en diferentes zonas de la Comunidad de Madrid. Municipios como Algete o Daganzo han realizado diferentes acciones publicitarias para convencer cada vez a una mayor cantidad de personas de los beneficios que tiene el ir allí a vivir. Como norma general, se ha empleado el término «tranquilidad» o el de «silencio» para cumplir con el objetivo. Y lo cierto es que ha funcionado de un modo muy importante.

En efecto, son muchas las personas que han visto esta publicidad y que, en su búsqueda por encontrar un nuevo modelo de vida, han decidido empadronarse en Algete o Daganzo para ganar en comodidad, tranquilidad y, en definitiva, calidad de vida. Este tipo de personas suelen trabajar en la capital y, aunque tengan que coger el coche para llegar hasta su oficina o centro de trabajo, la realidad es que compensa vivir así. La vida familiar se hace mucho más llevadera de este modo.

La publicidad ha sido un factor clave a la hora de que muchas personas encuentren un alojamiento ideal en la Comunidad de Madrid. Desde las instituciones públicas y desde diferentes entidades privadas se ha apostado por «vender» las ventajas de vivir a las afueras de la capital. Los profesionales de Fresno Inmobiliaria, que suelen trabajar en las zonas de Algete o Daganzo, nos han comentado que esa campaña publicitaria ha tenido un éxito increíble y que eso es lo que explica que ambos municipios estén experimentando crecidas en su número total de habitantes.

La bajada de precios en la vivienda, un buen gancho

Desde diferentes ayuntamientos nos han comentado que no se podía dejar escapar la oportunidad de promocionar el vivir en su término municipal. Era un momento adecuado, según nos han comentado, a causa del descenso en el precio de la vivienda que se ha producido en los últimos años  a nivel general en España. Esto es lo que, según los expertos, ha llevado a miles de personas a apostar por vivir en las afueras. Y lo cierto es que muchas de esas personas han asegurado que han salido ganando con el cambio.

Algete y Daganzo son dos municipios de lo más propicios para vivir dentro de la Comunidad de Madrid. Dicha comunidad destaca por unos niveles bastante estresantes de vida y encontrar un lugar en el que poder alejarse de ello es vital. Esto es precisamente lo que pueden ofrecer estos dos municipios. En un momento en el que, además, el asunto relativo a la contaminación está más en la agenda de la gente que nunca, vivir en uno de estos lugares es asimismo sinónimo de poder alejarse de uno de los mayores peligros que acechan a la ciudadanía en la actualidad.

Son muchas las personas que han visto mejorado su nivel de vida en los últimos tiempos mediante la adquisición de una casa o un piso en las afueras de Madrid. Vivir en la gran ciudad tiene grandes inconvenientes puesto que, por lo general, se suele residir en viviendas más pequeñas y que tienen un coste que puede incluso duplicar al de una vivienda media. No cabe la menor duda de cuál es la preferencia de la mayoría de personas que residen en esta región.