Grupo Mimó, algo más que una empresa de cartonaje

Grupo Mimó, algo más que una empresa de cartonaje

La persona que piense que una empresa son números al final de mes está muy confundida. Quizás solo se vean ingresos y gastos, pero cuando se analiza una empresa hay que mirar más allá. Porque se podría decir que es como una familia, donde hay que analizar cuentas, pero también hay que cuidar, mimar y empatizar con los empleados. Y sin duda, tener una amplitud de miras y ver más allá de nuestro ombligo.

Hoy queremos analizar la forma de trabajar de Grupo Mimó para comprobarlo. Una empresa que se ha convertido líder en el sector del cartonaje a base de trabajo, esfuerzo y vanguardismo. Esta empresa es especialista en crear, fabricar y construir PLV y packaging destinados a potenciar una marca en el punto de venta, aportando innovación y fiabilidad. Así, ofrecen servicios de producción global, desde el diseño estructural al acabado final en el punto de venta y servicios puntuales en alguna de las fases del proceso productivo de la producción gráfica.

Su forma de trabajar

En la actualidad se fabrican estuches que son una verdadera maravilla. Por ejemplo las cajas de cartón de onda vista. Un material original muy utilizado en soportes promocionales, de cualquier categoría de productos y especialmente, aquellos de gran consumo.

Por supuesto que no hay que olvidar las cajas de cartón estándar, esas que son ideales para el embalaje, almacenaje y transporte de sus productos. Esta empresa, como fábrica de cajas de cartón para almacenaje y embalaje, dispone de una gran variedad de cajas estándar de diferentes tamaños y formatos, totalmente adaptables, con el fin de que sus clientes encuentren siempre aquello que les solicitan en cualquier momento del año. Y es que en Navidad, es la mejor época para analizar qué tipo de cartonaje hay en el mercado.

En Grupo Mimó también son fabricantes de cajas de cartón de alta calidad y cuentan con una amplia variedad de formatos y modelos. Las cajas de cartón de alta calidad están impresas en offset con protección o diferentes tipos de plastificados destinadas a productos de alto valor añadido o promociones especiales. Todo un arte que ponen en manos de unos grandes profesionales.

El equipo humano

Pero el auténtico valor de la empresa es su equipo humano, lo que cada individuo aporta. En esta empresa son personas que  suman conocimiento, experiencia y empeño en el desarrollo de cada proyecto, con implicación, colaboración y esfuerzo. Desde el inicio del primer boceto en maquetación, diseño y preimpresión hasta el acabado final, cada persona de la línea de trabajo desde comercial a logística contribuye para que el resultado sea siempre el mejor que un cliente espera.

Las instalaciones también son una parte importante de un negocio. Cuando una empresa piensa en grande, acaba por hacerlo. Cuando una empresa piensa en pequeño pues las consecuencias es que se acaba por ahogar. Por ejemplo en Mimó, disponen de departamentos propios con maquinaria específica y equipos técnicos y humanos de diseño estructural, preimpresión, impresión, contracolado, troquelado y manipulado.

Compromiso con el medio ambiente

Pero como te decíamos al comienzo, una empresa es algo más que unos números. Y ahora mismo una empresa que no tiene conciencia ecológica no sirve para nada. Ahora mismo, la sociedad reclama acciones específicas para la conservación del medio ambiente y esto obliga, como empresa comprometida, a aplicar técnicas de gestión respetuosas con el entorno y aunar objetivos económicos, sociales y medioambientales.

El desarrollo sostenible plantea en qué forma hemos de usar los recursos naturales, de forma eficiente, para conseguir mantener el equilibrio con el entorno. Los consumidores están más concienciados y esto está aumentando la demanda de productos respetuosos con el medio ambiente. Para hacer frente a esta creciente demanda, se crearon las certificaciones de gestión forestal FSC y PEFC, basadas en implantar sistemas de trazabilidad o cadena de custodia para garantizar el origen sostenible del producto, pudiéndose verificar que el producto que llega al consumidor procede de gestión certificada durante todos los procesos productivos.

Por eso se han certificado en ambos sistemas de gestión, y han dado un paso más en su empeño de usar materiales respetuosos con el medio ambiente. De esta forma, se comprometen con la gestión forestal sostenible, con el objetivo de promover una gestión forestal responsable, beneficiosa socialmente y económicamente viable. Así es como los clientes pueden  beneficiarse del valor añadido que los productos certificados tienen y que pueden conferir mayor ventaja competitiva en los mercados actuales, cada vez más exigentes.

Así es como una empresa llega a ser grande en todos los aspectos.