Las clínicas de reproducción asistida en auge

Las clínicas de reproducción asistida en auge

Las clínicas de reproducción asistida es un hecho que cada vez abundan más en nuestro país.  En sector es un hecho que vive un gran momento, algo que lo que ayuda las leyes en nuestro país, que son más sensible con los problemas reproductivos que algunos otros países de nuestra zona.

Conscientes de las posibilidades, la formación en este campo ha tenido que responder a todas esas nuevas necesidades, en Iviglobaleducation creen que los avances de la función formativa que ellos realizan se ven ya en el presente, pero aún más en el futuro, pues tanto en su caso como en el de otras instituciones dedicadas a la formación, se está notando esa cercanía y experiencia que tienen en un tema tan demandado como el de la reproducción asistida.

Una fertilidad con fecha de caducidad

Es un hecho que las mujeres españolas van retrasando más su maternidad. Si vamos a 2017, la media de edad de las madres que han tenido su primer hijo fue de 31 años y en el 8,8% de los casos contaban con 40 años, una proporción que es la más alta de los 28 países de la UE.

Las mujeres que pasan a someterse a la reproducción asistida con más de 40 y 42 años son las que suelen necesitar tratamiento psicológico. Aunque ellas se sienten jóvenes, saben que los óvulos ya no lo son en tanta medida y se les propone la fecundación in viro con ovocitos de un donante, puesto que los suyos ya no cuentan con la calidad necesaria, algo que les va a generar situaciones de frustración o de malestar de carácter emocional.

Si se quiere contar con la fertilidad, una opción que toman cada vez más mujeres es la de congelar los óvulos con la debida antelación. Los precios de la vitrificación de los óvulos son de alrededor de dos mil euros, a los que deberemos sumar lo que cuesta renovar el contrato cada determinado tiempo, el cual suele situarse sobre los 300 euros. La recomendación de los médicos suele ser la de congelar antes de cumplir 35 años para que se pueda optimizar la calidad de los mismos.

El aumento que se ha producido en la reproducción asistida no solo tiene que ver con que las madres cada vez lo sean más tarde. Un factor importante es la laxa ley española a la hora de atraer a los extranjeros, pues un cuarenta por ciento del turismo de la fertilidad en el continente europeo vienen a España.

Más apertura en el sector

Las clínicas de nuestro país hace tiempo son de gran ayuda para mujeres que están solteras o son lesbiana, autorizando la donación de semen y óvulos a la vez que el anonimato de los donantes queda resguardado.

Hay países, donde no está permitido el usar esta clase de técnicas cuando las parejas son del mismo sexo o son mujeres en soledad, como sucede en Italia o Francia.

Debido a esto, los centros de reproducción asistida cada vez cuentan con mayores trabajadores con conocimiento de varios idiomas para poder ir contratando al personal, además incluso hay clínicas que están claramente enfocadas al público de fuera.

Lo que debemos saber también es que la fecundación in vitro es una técnica de reproducción asistida que más abunda. Llega a utilizarla del orden del 89,6% de los casos y el precio en los centros privados son más costosos, aunque es algo que va a depender bastante de al clínica y ciudad en la que se encuentre.

Un buen número de pacientes lo que hacen es buscarse la vida para poder pagar el proceso antes de realizarlo en un centro de carácter público. De las razones para demorarse podemos hablar de que en la comunidad autónoma puede estar entre los 6 meses a los 2 años.

Se dice que el sector privado de la reproducción asistida no tiene transparencia. Las razones son entendibles, pues tampoco quieren llegar a dar cifras debido al miedo de que las clínicas puedan percibirse como unos simples negocios para ganar mucho dinero.

Lo que está claro es que los precios son altos, pero también, siendo justos, son una alternativa por la que hay un público que está destinado a pagar el dinero que sea por ver cumplidos sus sueños y poder ser madre.

Podemos seguir dando razones por las que las clínicas de reproducción asistida cada vez tienen más éxito, pero todas al final convergen en el deseo que tienen las personas de tener un hijo y eso, siempre que sea conforme a las legalidades y seguridad exigidas, un derecho del que se puede llegar a disfrutar.