Cómo elegir la mejor cubierta para la piscina

Cómo elegir la mejor cubierta para la piscina

Cuando llegan las buenas temperaturas, una de las mejores soluciones cuando se quiera conservar la temperatura del agua en la piscina es optar por la instalación de una cubierta. De esta forma, lo que hacemos es que se garantiza la seguridad no solo en la piscina, también se protege de los agentes atmosféricos, que también pueden llegar a dañar la instalación.

En Cupoola en los años que llevan realizando cubiertas para piscina han sido testigos del gran avance que se ha producido en el sector. Ahora hay modelos de gran modernidad y bastante prácticos, los cuales tienen materiales de alta resistencia y que son fáciles de instalar y mantener.

La instalación de la cubierta

El caso es que la instalación de la cubierta de la piscina es importante en los meses más fríos del año, de tal manera que se puede conservar el agua hasta que lleguen los meses del año más indicados para bañarse y además se evitan los típicos accidentes que puedan ocurrir con los más pequeños de la casa.

Debemos saber que, aunque tengamos una valla que se encuentre alrededor de la psicina, no vamos a tener la seguridad de que no se meten en el interior del perímetro de la piscina a cualquier hora.

La colocación de una cubierta en la piscina es una óptima decisión cuando se quiere que el agua pueda estar en un magnífico estado la totalidad del año, evitando el gasto de agua que no sea necesite, pudiendo suponer un verdadero cambio.

Los meses veraniegos suelen ser cuando se comienza a usar la piscina donde la cubierta es la que nos ayuda a que se espacien los trabajos de limpieza de cara a que entren las típicas hojas, insectos o polvo. Hay que tener en cuenta que las limpiezas de las piscinas pueden llegar a ser difíciles, en los casos donde tenemos árboles alrededor nuestro o si nos encontramos próximos a la playa.

En cuanto se tome la decisión de colocar una cubierta en nuestra piscina, hay que optar entre los diferentes tipos de cubierta existentes en el mercado. Actualmente, podemos encontrar de varios tipos, desde las que son bajas y sencillas y que se han realizado en lona o plástico, a las que tienen las cubiertas elevadas que protegen a toda la zona o que cuentan con puertas de acceso.

A la hora de diseñar e instalar la cubierta, no hay que olvidar que tendrá que tener muy en cuenta, tanto la forma como la medida de la propia piscina, pues va a tener que adaptarse siempre a la hora de ir cubriendo las respectivas extensiones. Muchas veces se va a tener que hacer a medida y contando con la totalidad de garantías de calidad.

En el caso de que sea posible, va a ser posible seleccionar entre las cubiertas fijas o de tipo telescópico, que son las que tienen unos módulos de variada anchuras y que encajan unos dentro de otros, descubriendo la piscina módulo a módulo o totalmente. Son unas cubiertas bastante prácticas, cuando solo se quiere dar un chapuzón y no queremos que de descubra toda la piscina.

Cuando la piscina es de gran tamaño, debemos procurar que se pueda cubrir de forma total todo el año, de tal manera que evitemos que quede sucia o se pueda llegar a deteriorar. Las previsiones son las mejores formas de protección de la piscina y se puede disfrutar multitud de años sin que tengamos que embarcarnos en las siempre pesadas reformas.

Pensemos que también hay que tener en cuenta el uso que se le dará por parte de toda la familia a la piscina. En este sentido, los que quieran usarla todo el año, no les será práctico optar por una cubierta de lona que vamos a tener que retirar con todo el esfuerzo que puede suponer, cada vez que queramos tomar un baño.

En el caso de las cubiertas fijas, lo que hará es permitirnos el acceso siempre qu queramos a la zona para bañarnos y darnos el clásico chapuzón, incluso aunque las temperaturas sean bastante frías. Una de las soluciones más prácticas que hay para poder utilizar nuestra piscina todo el año sin problema alguno.

Así que ya sabes, de ti depende y de las necesidades que tengas. El caso es que las cubiertas de piscina son de lo más recomendables para ser utilizadas por aquellos que quieren utilizar mucho la piscina o por lo que no quieren utilizarla tanto, pero desean que estén en las mejores condiciones cuando no se vayan a utilizar, de ti depende.