¿Qué es mejor el alquiler vacacional o de larga duración?

¿Qué es mejor el alquiler vacacional o de larga duración?

Si tienes un inmueble en propiedad que estás pensando en alquilar para obtener ingresos con la vivienda puede que te estés planteando en optar por el alquiler vacacional o apostar por el método tradicional del alquiler a larga estancia. Ambas opciones tienen sus ventajas e inconvenientes y los vamos a descubrir a continuación. Porque este artículo puede que te ayude a saber cuál es el tipo de alquiler que mejor encaja con tus necesidades, inversión y tu vivienda.

Alquiler vacacional

El alquiler vacacional ha crecido exponencialmente en los últimos años porque permite aumentar los ingresos con la explotación de la vivienda, especialmente en las zonas costeras. Y es que en tan sólo una semana se puede obtener el mismo ingreso que con una mensualidad de alquiler de larga temporada. No obstante, este tipo de alquiler también cuenta con inconvenientes.

Ventajas del alquiler vacacional

Entre las principales ventajas del alquiler vacacional hay que indicar que los ingresos son mayores, el pago de la cuota es por adelantado y que podrás seguir utilizando tu vivienda cuando lo necesites.

  • Los ingresos son mayores

La principal ventaja del alquiler de corta estancia es que los ingresos son mayores que con el alquiler de larga estancia. Y es que como decíamos con anterioridad en sólo una semana se pueden obtener las mismas ganancias que con una mensualidad. Aunque también hay que destacar que los gastos son mayores. Pero a pesar de ello la rentabilidad es mucho mayor.

  • El pago de la cuota es por adelantado

Otra ventaja del alquiler vacacional que hay que señalar es que hay menor riesgo de impago porque el pago de las estancias se realiza por adelantado. Además, se suelen poner penalizaciones por cancelaciones para evitar que los propietarios pierdan dinero por reservas anuladas a última hora.

  • Podrás utilizar la vivienda cuando quieras

Y otra ventaja de este tipo de alquiler es que si necesitas la vivienda podrás hacer uso de ella. Si lo sabes con antelación podrás vetar la fecha en el calendario de reservas para evitar que nadie reserve el alojamiento. Mientras que también si lo necesitas con urgencia podrás anular las reservas, aunque tendrás que hablar con los clientes y realizar las devoluciones correspondientes. Aunque es mucho más fácil hacer uso de la vivienda con este tipo de alquiler.

Inconvenientes del alquiler vacacional

No obstante, no todo son ventajas con el alquiler vacacional. Hay una serie de inconvenientes que vamos a descubrir a continuación.

  • Hay que gestionar la vivienda

Uno de los principales inconvenientes del alquiler vacacional es que hay que gestionar el alojamiento. Así, hay que dedicar mayor tiempo en la propiedad. Porque hay que entregar las llaves a los huéspedes, estar en contacto con los inquilinos, tras una salida comprobar que todo está en orden y limpiar bien todo para los siguientes turistas.

Es decir, gestionar un alquiler vacacional lleva mucho más tiempo que un alquiler de larga temporada que tan sólo hay que preocuparse un poco al principio y cuando haya algún problema.

No obstante, hay que señalar que hay empresas especializadas en la gestión del alquiler vacacional. Este tipo de empresas se encargan de todo, desde el marketing, la promoción de los inmuebles en plataformas turísticas, la decoración para incrementar el precio y las entradas y salidas. A cambio se llevan un porcentaje de comisión, pero puede ser una buena opción si quieres apostar por el alquiler vacacional sin tener que preocuparte ni perder tiempo.

  • Se debe realizar una pequeña inversión

A la hora de apostar por el alquiler vacacional hay que realizar una pequeña inversión. Y es que un inmueble de larga temporada se puede alquilar sin muebles. Pero en el caso del alquiler de corta temporada no sólo hay que ofrecer todo el mobiliario básico, también hay que dotar el alojamiento de textiles como sábanas, mantas o toallas. Y la cocina debe estar completamente equipada con electrodomésticos, vajilla, ollas y sartenes.

  • Requiere mayor papeleo

También hay que indicar que si prefieres optar por el alquiler vacacional tendrás que realizar mayor papeleo si se optar por el alquiler tradicional. Por ejemplo, se debe solicitar la licencia turística.

  • Puede no ser rentable en algunas ciudades

Y por último, otro inconveniente que es importante valorar es que puede no ser rentable o al menos poco interesante en algunas ciudades con bajo turismo. Por ello hay que estudiar bien el mercado turístico de la ciudad, conocer la oferta turística y el grado de ocupación de otras viviendas vacacionales antes de tomar la decisión. Aunque siempre se puede probar y si no funciona bien apostar por el alquiler de larga estancia.

Alquiler de larga duración

El alquiler de larga duración es la opción tradicional para poner un inmueble en el mercado. Ya que requiere de menor dedicación y los ingresos son fijos, es decir, todos los meses vas a ganar lo mismo con el alquiler.

Ventajas del alquiler de larga duración

Entre las ventajas del alquiler de larga duración hay que señalar que no requiere gran dedicación, la inversión es menor, los ingresos y gastos son predecibles y los inquilinos mantienen mejor la vivienda.

  • No requiere gran dedicación

Una de las principales ventajas del alquiler de larga duración es que no requiere de gran dedicación. Tan sólo al comienzo hay que estar un poco más pendiente para enseñar la vivienda, firmar el contrato y comprobar que los inquilinos disponen de lo necesario. Pero más allá de eso no requiere de gran dedicación pasados los primeros meses, tan sólo si ocurre algún problema o para el pago de las facturas.

  • No hay que hacer gran papeleo

“En el alquiler de larga temporada el principal documento que se deben realizar es el contrato de arrendamiento”, indican desde Luygo Asesores, asesoría de Rivas Vaciamadrid que ofrece gestión inmobiliaria 360 grados.

  • La inversión es menor

Otro aspecto a señalar sobre el alquiler de larga temporada es que la inversión es menor. Hay algunos elementos que no es necesario dotar a la vivienda. Por ejemplo, no hace falta ofrecer sábanas o toallas a los inquilinos. Incluso puedes alquilar el piso sin muebles, aunque lo normal será que la mensualidad sea más baja.

  • Mayor mantenimiento de la vivienda

Otro factor que hay que tener en cuenta es que los inquilinos de larga temporada suelen mantener y cuidar mejor la vivienda que los huéspedes de corta estancia. Por lo que si no quieres preocuparte por el estado de tus muebles o tu propiedad quizá deberías apostar por la larga temporada.

  • Ingresos y gastos predecibles

Y la última ventaja que vamos a indicar sobre este tipo de alquiler es que tanto los ingresos como los gastos son predecibles. Y es que la mensualidad en el alquiler de larga temporada es siempre la misma y el gasto de los inquilinos en agua, luz o gas suele ser similar.

Pero no ocurre lo mismo con el alquiler vacacional. Y es que en una buena temporada puede alquilarse la vivienda todas las semanas, mientras que en baja temporada puede haber bastantes huecos libres que ocasionen menos ingresos. Incluso el precio de la semana o la noche puede variar considerablemente de una época a otra. Así como los gastos, y es que no todos los inquilinos hacen un uso igual de la energía. Y hay que tener en cuenta que cuando se está de vacaciones normalmente hay una mayor despreocupación por el gasto. Y es que como los huéspedes no pagan los gastos suelen tener el aire acondicionado todo el día encendido en verano o la calefacción alta en inverno.

Inconvenientes del alquiler de larga estancia

Sin embargo, no todo son ventajas en el alquiler de larga estancia. Hay algunos inconvenientes que vamos a indicar a continuación.

  • Menor rentabilidad

Una de las principales desventajas del alquiler de larga temporada es que la rentabilidad es menor. Es decir, se pueden obtener muchos menos ingresos con este tipo de alquiler que si se opta por el alquiler vacacional. No obstante, en función de la localidad incluso puede ser más rentable a la larga.

  • Menor control de la propiedad

Otro inconveniente del alquiler de larga duración es que hay menor control de la propiedad. Es decir, desde el momento en el que se entregan las llaves a los inquilinos hasta que abandonen la vivienda los propietarios no suelen entrar en la vivienda. A no ser de que los inquilinos lo faciliten o haya algún tipo de problema o desperfecto que haya que solucionar. Por lo que el control de la propiedad es mucho menor, incluso se puede desconocer el estado de la vivienda.

  • Mayor peligro de impago

Y otro inconveniente importante es que hay mayor peligro de impago en este tipo de alquileres porque no se paga por adelantado. Aunque actualmente muchos propietarios ponen solución a este problema contratando un seguro de impagos que garantiza que si los inquilinos no pagan se hará cargo el seguro.

En definitiva, estás son las principales ventajas e inconvenientes del alquiler vacacional y del alquiler de larga temporada. Optar por uno u otro dependerá de diversos factores que tendrás que sopesar para escoger la mejor opción para tu caso.