Todo lo que necesitas saber sobre el sarro dental y como eliminarlo

Todo lo que necesitas saber sobre el sarro dental y como eliminarlo

El sarro es una de las tantas afecciones que podemos tener en nuestros dientes y que además de provocar molestias afectan su estética.

Igualmente, este es muy peligros porque si no se atiende a tiempo, puede conllevar  a problemas bucodentales de mayor gravedad. Por eso hay que conocer los factores de riesgo, como identificarlo y que hacer para deshacernos desde sus primeros signos de aparición.

Si quieres estar preparado para combatir esta condición, sigue leyendo que el equipo de expertos en salud bucodental de la Clínica Dental Mesiodens te lo explica a continuación.

¿Qué es el Sarro Dental?

Lo primero es definir qué es el sarro dental. Sucede que nuestra boca es un foco para una de las más grandes acumulaciones de bacterias de nuestro cuerpo. Así, las bacterias se van acumulando encima de nuestros dientes, esto sobre todo si no hay una buena higiene dental, hasta que se solidifica y adhiere al esmalte.

Luego, esta capa es lo que se convierte en el sarro y se caracteriza por tener un color amarillento, que puede transformarse en marrón más adelante  y en los peores casos, ocasionar enfermedades dentales más preocupantes como las caries o periodontitis.

Tipos de sarro

Una vez el sarro ha aparecido en la boca, el equipo de la Clínica Dental Mesiodens nos explican que se pueden distinguir diferentes tipos:

  • Sarro supragingival:Presente en nuestros dientes y encima de las encías.
  • Sarro subgingival:Se acumula debajo de la encía y por dentro, almacenándose en bolsas periodontales; y es el más peligroso para la salud de nuestra boca.

¿Por qué aparece el Sarro Dental?

Como dijimos, el sarro parte de la placa bacteriana que se cumula en nuestra boca, por lo que lo que hay que saber es de donde aparece este.

Pues, estas bacterias son aquellas que están presentes en la comida y la bebida que ingerimos  y que al pasar por nuestra boca se pegan a nuestros dientes formando una película, y que si no nos realizamos una buena higiene bucal, estas se quedan en  nuestra boca, hasta que, como dijimos anteriormente, se solidifican.

Así, al principio, el sarro no es peligroso pero si molesto a nivel estético, hasta que  va avanzando y comienza a traer problemas más preocupantes.

Los factores de riesgo que potencian la aparición del sarro son:

  • Mala limpieza bucodental

En primer lugar esta la mala higiene bucal, la cual es el factor de riesgo número uno en casi todos los problemas bucodentales.

En este caso, al practicar una buena rutina de limpieza bucal, no habrá placa bacteriana acumulada que pueda convertirse en sarro, así de sencillo.

Recuerda que cuando hay una gran acumulación de esta, el sarro puede comenzar a salir, y puede hacerlo en un periodo de 2 o 3 semanas, después de 2 o 3 años, por lo que también son  importantes las visitas al especialista para limpieza y revisión, de forma que se pueda atacar cualquier signo desde temprano.

En conclusión, si el paciente tiene buenos hábitos de higiene oral, una buena técnica de cepillado y elimina la placa bacteriana, no tendrá cálculos con facilidad.

  • La saliva

El tipo de saliva es un factor fundamental para la acumulación de sarro dental. Sucede que cada persona tiene una saliva con una composición diferente, y que algunas que contienen una gran cantidad de minerales en ellas se hacen más propensa a la aparición de sarro.

Por el contrario, los pacientes con menos sales carbonatadas en la saliva suelen ser menos propensos, sin querer decir que no deban cuidarse de ello.

  • Malos hábitos

Los fumadores ( tanto de tabaco como de marihuana) también son una población de riesgo. En su caso, los cálculos pueden volverse oscuros tan solo 15 días después de haberse hecho una limpieza profesional.

Pero, no solo estos vicios son los que pueden atraer más sarro. El consumo de alimentos ricos en pigmentos, como el vino, té, cafeína, algunas frutas, ciertas hortalizas, enjuagues con clorhexidina…también propician el oscurecimiento del sarro haciendo que se vuelva de color marrón. Incluso, otros alimentos como los almidones, y los alimentos ricos en carbohidratos propician la aparición de placa bacteriana.

  • El hábitat

El ambiente que nos rodea también puede potenciar la aparición del sarro, ya que esto determina la calidad de sus aguas y de los alimentos que allí se producen y consumen, influyendo también en la composición de la saliva de sus habitantes, todo estos factores de riesgo para el padecimiento de sarro.

¿Cómo afecta el sarro a los dientes y las encías?

Como ya dijimos la primera molestia que trae la aparición del sarro es a nivel estético, ya que mancha nuestros dientes, primero, de un color amarillento, luego, se va tornando marrón.

No obstante, al llegar a nuestras encías ya puede provocar otros daños importantes, como irritarlas o dañarlas, y conllevar a una periodontitis.

Incluso, la enfermedad más leve de las encías que puede producirse si no se previene el sarro de forma adecuada, se llama gingivitis, por lo que no hay que esperar a que avance demasiado para combatirle.

¿Cómo se elimina el sarro?

Aunque el cepillado es muy bueno para eliminar la placa bacteriana que forma el sarro, una vez que este ha aparecido no se podrá eliminar solo con el uso del cepillo ya que es un producto de una cristalización.

Existen dos técnicas profesionales que eliminan el sarro y son la profilaxis y el curetaje.

  • Profilaxis bucal

Es un tratamiento indoloro y que no necesita del uso de anestesia que aplican los especialistas en salud bucal para limpiar la dentadura de los pacientes.

Hoy en día, las clínicas ofrecen variedad de técnicas y recursos para llevarlos a cabo como la erosión por ultrasonidos o una lija dental para eliminar la cristalización. La idea es realizar una limpieza a profundidad que logre evitar enfermedades bucodentales y blanquear los dientes.

Así se hace de forma correcta, esta logrará limpiar más del 95% de nuestra boca, y si luego la mantenemos en cas con un ben cepillado, nos ayudará a evitar que el sarro se apodere de nuestros dientes. E incluso, la profilaxis debe hacerse de forma continua, con el dentista, al menos 1 o 2 veces al año.

  • Curetaje bucal

Un curetaje bucal, también llamado raspado y alisado radicular, es algo más profundo que una profilaxis, y  aunque se realiza de forma ambulatoria si que suele conllevar al uso de anestesia local.

Suele indicarse a aquellos pacientes con casos más graves en los que el sarro haya llegado a traspasar  la encía, creando bolsas periodontales.

Estas bolsas periodontales acumuladas en el interior de la encía son las que derivan a una periodontitis, por lo que es muy importante tratarlas.

Una vez que se le aplica la anestesia al paciente, se introducen las curetas en el interior de la encía, en el final de la raíz dental. Luego, una vez situada la bolsa periodontal se procede a raspar con la cureta hasta eliminar la cristalización.

Consejos para ayudar a prevenir el sarro

Tu mejor opción es prevenir el sarro y, para lograrlo, te recomendamos:

  1. Cepilla tus dientes regularmente

Cepilla tus dientes al menos tres veces al día durante, al menos, 2 minutos. Asimismo, es importante cuidar cepillar aquellas áreas a las que son más difíciles de llegar  y que a veces olvidamos, como sucede con la parte detrás de los dientes y de los molares posteriores.

  1. Usa un cepillo suave y electrónico

Estudios en materia han demostrado que los cepillos de dientes eléctricos pueden eliminar la placa mejor que los modelos manuales. No obstante, lo importante es que sea de cerdas suaves.

  1. Usa hilo dental

El cepillo de dientes y la pasta dental no son los únicos aliados en nuestro equipo contra la caries y el sarro, sino que también necesitamos de la ayuda del hilo dental.

Este es la única forma de eliminar la placa entre los dientes y de prevenir el sarro de forma totalmente efectiva.

  1. Elige una pasta de dientes que contenga flúor para prevenir sarro

Elige una pasta dental con fluoruro ya que te ayudará a reparar el daño del esmalte y, su contenido de triclosán ayudará a combatir las bacterias en la placa.

  1. Enjuágate la boca diariamente

Además del cepillo y el hilo dental, también es bueno que uses un enjuague bucal antiséptico para ayudar a eliminar las bacterias que causan la placa.

  1. Cuida tu dieta

Reduce el consumo de los alimentos azucarados y almidonados, ya que su alto nivel en azucares hace que tu boca entre en contacto con ácidos nocivos perjudiciales para nosotros.

  1. No fumes

Los estudios muestran cómo les afecta el tabaco a los dientes a las personas que fuman cigarrillos o usan otros productos que contienen tabaco, tienen más probabilidades de acumular sarro entre sus dientes.

  1. Visita el dentista

Es importante visitar a nuestro especialista en salud bucal cada 6 meses para que revise que todo está bien y nos aplique una limpieza profunda que erradique toda placa bacteriana que nos pueda causar sarro o caries en un futuro.