Normativa hotelera

Normativa hotelera

Seguro que, si os preguntamos por los temas que caracterizan a un país como lo es el nuestro, podéis enumerarlas y describirlas sin necesidad de mirar en Google ni en ningún sitio. Podríais decir que somos un país caracterizado por la alegría y el sentido del humor, por la buena comida, por disponer de una de las mejores temperaturas de toda Europa y que, en consecuencia, dispone de un sector turístico que es de los que mejor funcionan en todo el mundo. Todo eso es tan real como la vida misma y nos ayuda a configurar la realidad que nos rodea.

Vamos a referirnos a uno de esos temas que mencionábamos en el párrafo anterior, en concreto al que tiene que ver con el turismo. Estamos hablando de una de las actividades que ya forma parte de las principales, por no decir la principal, en lo que a PIB se refiere. Y no es para menos. España es un país en el que no tiene solo cabida el turismo de sol y playa, sino que cuenta con muchas ciudades históricas que reciben miles y miles de visitas todos los años y, además, nuestro territorio también cuenta con alguna de las zonas mejor preparadas para la práctica del esquí, que es un deporte que mueve a mucha gente.

Todo eso es lo que hace que nuestro país haya registrado cifras de visitantes muy importantes de un tiempo a esta parte. Hemos querido rescatar esas cifras a través de una gráfica que os vamos a enlazar a continuación y que pertenece a Statista. En concreto, podéis ver que, durante los años 2017, 2018 y 2019 se han superado los 80 millones de turistas (ojo, que no se tiene en cuenta a los excursionistas en estos casos). Se trata de las tres mejores cifras anuales de nuestra historia, cifras que no se han repetido en 2020 solamente a causa de la pandemia.

Los negocios relacionados con el turismo, como los hoteles, las casas rurales y demás, estarán encantados con formar parte de uno de los sectores que tiene más potencia dentro de la economía del país, pero también hay cosas que entorpecen su trabajo a pesar de ello. Por ejemplo, podríamos decir que la Ley es una de ellas. Y todo por el simple hecho de que hay 17 normativas hoteleras diferentes en España, una por cada una de las comunidades autónomas que conforman nuestra geografía. Es lo que se apunta en la noticia que os hemos enlazado y que pertenece a La Voz de Galicia.

El hecho de que cada comunidad autónoma haga la guerra por su cuenta en lo que tiene que ver con la legislación en materia de hoteles hace que, en muchas ocasiones, los emprendedores de este sector no tengan muy claro qué se puede y qué no se puede hacer. Los gabinetes de abogados en España están recibiendo múltiples consultas en este sentido y es por eso por lo que, en opinión de los profesionales de GAP Abogados, se ha acrecentado la inversión en publicidad orientada a este tipo de servicios y negocios hoteleros.

Los resultados, desde luego, están siendo de lo más positivos para los gabinetes. Y es que saben perfectamente que los responsables de los hoteles y casas rurales en España les necesitan para no incurrir en ninguna ilegalidad que conlleve una sanción para ellos. Como es lógico, todo el mundo busca esquivar este tipo de situaciones y se sabe que la forma más segura de hacerlo es tener a alguien que les respalde desde el punto de vista legal.

España, el mejor lugar para este tipo de servicios

Está claro que especializarse en lo que respecta a la legalidad hotelera o turística tiene amplias salidas en un país como lo es el nuestro. No es para menos, sobre todo teniendo en cuenta la gran cantidad de turistas que acuden a nuestros pueblos y ciudades y la cantidad de negocios que existen, a causa de ello, repartidos por nuestra geografía. Desde luego, no cabe la menor duda de que este es uno de los grandes motores de nuestra economía. Quien todavía a día de hoy lo niegue, será mejor que revise los datos no solo de los últimos tres años, sino de todo lo que va de siglo.

Hay que cuidar del turismo y de todos los negocios que se dedican a él. España es un país que vive prácticamente de eso y es por ello por lo que hay que intentar que se apueste por la protección jurídica de todos ellos. Parece fácil dedicarse a vivir del turismo, pero lo cierto es que no lo es en absoluto, sobre todo si tenemos que hacer un análisis de todo lo que eso conlleva desde el punto de vista legal para un hotel.